JOSÉ BEDIA

Marzo, 2013

JPEG - 332.6 KB
Dios los cría
Mixta sobre tela. 2012. 88 x 212.5 cm
Dios los cría Mucha, mucha yegua No lo puedo evitar es mi naturaleza Hija del Escambray Devoción Dentro de casa no importa la noche Corto o no corto Digestión de la anaconda El forastero aquel Adulterio Figura gris recuperando su fe Una vez tuve un hogar

Este jueves 07 de Marzo a las 7:30 pm tendrá lugar la inauguración de la exposición individual de pinturas de JOSÉ BEDIA titulada DE UN EXTREMO A OTRO en la Galería ENLACE ARTE CONTEMPORANEO, de Avenida Pardo y Aliaga 676, San Isidro, este evento contará con la presencia del artista.

“JOSE BEDIA, uno de los más destacados artistas del arte contemporáneo latinoamericano, el artista visual cubano que protagonizara a comienzos de la década de los ochenta el auge de la pintura cubana, presenta en la Galería Enlace lo último de su producción que lleva por titulo DE UN EXTREMO A OTRO, una serie de impactantes pinturas trabajadas en acrílico y técnica mixta sobre tela y algunas obras sobre papel, en las que despliega una visión amplia, de punta a punta, hasta los confines de los modos y significaciones. Visión abarcante, inclusiva, son como un mirada panorámica, polifacética de los temas y/o sujetos abordados en sus obras y en su trayectoria, en todas sus variadas gamas y diversidades, como lo son entre otros, la dupla u oposición Máquina (técnica)/Naturaleza; los límites de los modos y concepciones y prácticas culturales, o la visión de la mujer en diferentes facetas, ya sean estas como protectora, madre, oficiante -directora de prácticas religiosas-, o hasta bruja y libertina.

El artista, calificado de ‘nómada cultural’, deambula o se mueve por entre las corrientes derivadas del ‘post-conceptualismo’, el ‘neo-conceptualismo’. Se desplaza en un viaje externo e interno, atravesando y entrelazando diversas fronteras culturales, las asimila, las compara, entrelaza, encuentra coincidencias. Su tela es basta, es un manuscrito antiguo que conserva huellas de una escritura anterior que fue borrada, pero no desaparecida. Caracterizan primariamente su trabajo la línea como expresividad directa y cruda y el uso del texto, del lenguaje escrito; su pintura brota y se derrama.” Roberto Ascóniga.

Bedia (Cuba 1959), se formó en la Escuela de Arte San Alejandro y en el Instituto Superior de Arte de la Habana, fundador de la Generación de los 80´s Cubanos, integrante de la radical Volumen I, quienes significaron un cambio tajante en la trayectoria cultural del proceso post-revolucionario cubano. Emigró a México en 1991 y a los Estados Unidos en 1993. Su trabajo ha sido expuesto extensamente en galerías de Latinoamérica y Europa y forma parte de importantes colecciones privadas y museos del mundo como el Museo de Arte Moderno de New York (MOMA); Solomon R. Guggenheim Museum, NY; Bass Museum of Art, Miami; Centro Cultural de Arte Contemporáneo, México; Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo (MEIAC), Badajoz; Fogg Art Museum, Massachusetts; Hirshhorn Museum and Sculpture Garden, Washington, D.C.; Ludwig Forum für Internationale Kunst, Alemania, Philadelphia Museum of Art, PA.; Museo Nacional de Bellas Artes, La Habana; Pori Taide museum, Finlandia, Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM), entre otros. Varios han sido los reconocimientos a su obra, entre otros el reciente Primer Premio de la IV Bienal Internacional de Beijing en 2011. En 2012 el Miami Art Museum (MAM) presentó una extensa muestra retrospectiva de Bedia titulada “Peregrino Trascultural, tres décadas de trabajo”, esta muestra antológica también se presentó en 2011 en el Fowler Museum de la UCLA en Los Ángeles, California.

Sobre su obra ha escrito el Investigador y Crítico de Arte cubano Orlando Hernández: "JOSÉ BEDIA NUNCA HA SIDO PROPIAMENTE UN ARTISTA. Nunca ha querido serlo. De una u otra manera siempre ha estado tratando de evitarlo, de huir, de escaparse del arte, como haría cualquier animal acosado, en peligro. (…) Porque el Arte - llamémoslo ahora por su gran nombre propio, con A mayúscula- es aquello que siempre ha perseguido y acorralado a otros objetos y prácticas culturales y estéticas, y ha rechazado y excluido también a una gran variedad de creadores. Estoy consciente de que una acusación como ésta va a requerir de muchos argumentos. Pero antes se seguir adelante me gustaría decir que de los creadores visuales que conozco, José Bedia ha sido de los pocos (y quizás también uno de los primeros) en darse cuenta exacta de ese peligro y de establecer una metodología seria y responsable para contrarrestarlo.

A diferencia de artistas cuyas estéticas han sido más o menos centrípetas (es decir, arte-céntricas, dirigidas hacia el vórtice histórico de la cultura de Occidente), la de José Bedia ha demostrado ser, por el contrario, totalmente fugitiva, centrífuga. Y como toda tendencia centrífuga sólo puede salir disparada hacia los bordes, hacia los márgenes; su estética se ha dirigido siempre a las llamadas (desde el “centro”) “culturas periféricas” que, en nuestro caso, tratándose de cubanos, de caribeños, de latinoamericanos, muy bien podríamos llamar sencillamente nuestras culturas. Y aunque si bien es cierto que una buena parte de eso que llamamos nuestras culturas ya pertenecen al Occidente moderno, hay otra parte que siempre se ha resistido a dicha pertenencia. (…)Pero lo cierto es que en relación con el arte occidental la posición de Bedia ha sido deliberadamente disidente, rebelde, subversiva.”